- Libro Naranja, correr y meditación -
Recopilación de meditaciones de Osho
CERRAR
   
IMPRIMIR
Enviado por Miguel Angel Lopez

Es natural y fácil mantenerte alerta mientras estás en movimiento... cuando estás solo, sentado en silencio... lo natural es quedarse dormido.

Cuando estás tendido en tu cama es muy difícil mantenerte alerta, porque la situación entera te ayuda a quedarte dormido. Pero en movimiento, obviamente, no puedes quedarte dormido: funcionas en forma más alerta... el único problema es que el movimiento puede volverse mecánico.

Aprende a mezclar tu cuerpo, mente y alma. Encuentra formas en que puedas funcionar como una unidad. Esto le sucede muchas veces a los corredores.

Puede que no concibas el correr como una meditación, pero los corredores han tenido a veces una experiencia tremenda de meditación; y se sorprendieron porque no la estaban buscando.

¿Quién piensa que un corredor va a experimentar a Dios? Mas esto ha sucedido.

Ahora, más y más el correr se ha convertido en un nuevo tipo de meditación. Puede suceder cuando corres.

Si alguna vez has sido un corredor... si has disfrutado corriendo en la mañana temprano... cuando el aire está fresco y joven y el mundo entero está levantándose del sueño, despertando...

Estabas corriendo y tu cuerpo estaba funcionando hermosamente... el aire fresco... el mundo nuevo naciendo otra vez de la oscuridad de la noche, todo cantando alrededor, te estabas sintiendo tan vivo...

Llega un momento que el corredor desaparece y sólo queda el correr.

El cuerpo, la mente y el alma comienzan a funcionar al unísono: de pronto un orgasmo interno es liberado.

Los corredores podrán alcanzar accidentalmente la experiencia del cuarto estado, Turiya, y no darse cuenta, creer que sólo fue por estar corriendo que disfrutaron el momento.


Era un hermoso día, el cuerpo estaba saludable y el mundo era hermoso: fue sólo un estado de ánimo determinado. Ellos no van a darse cuenta de esto, pero si se dan cuenta, mi propia observación es que un corredor puede acercarse a la meditación más fácilmente que cualquier otra persona.

Trotar puede ser de inmensa ayuda, nadar puede ser de inmensa ayuda. Todas estas cosas deben ser transformadas en meditaciones.

Abandona los viejos conceptos acerca de las meditaciones: que sólo es meditación estar sentado bajo un árbol en postura yoga... esta es sólo una de las formas, que puede ser adecuada para unas pocas personas, pero no es adecuada para todos... para un niño pequeño esto no es meditación, es tortura... para un hombre joven que está vivo y vibrante, esto es represión, no es meditación.

Comienza a correr en el camino por la mañana; comienza con unos 800 metros, luego un kilómetro y medio y llega eventualmente a por lo menos (setenta y) cinco kilómetros.

Mientras corres, usa el cuerpo completamente. No corras como si estuvieras en una camisa de fuerza. Corre como un niño pequeño, utilizando todo el cuerpo, manos y pies, y corre...

Respira profundamente y desde tu vientre... entonces siéntate bajo un árbol, descansa, suda y deja que venga el fresco de la brisa; siéntate en paz. Esto te va a ayudar muy profundamente.

A veces, simplemente párate en la tierra sin zapatos y siente la frescura... la suavidad... la tibieza. Cualquier cosa que la tierra esté lista a dar en ese momento, sólo siéntelo y deja que fluya a través de ti. Y permite que tu energía fluya a la tierra. Conéctate con la tierra.

Si estás conectado con la tierra, estás conectado con la vida... si estás conectado con la tierra, estás conectado con tu cuerpo... si estás conectado con la tierra te volverás muy sensitivo y centrado, y eso es lo que es necesario.

Nunca te conviertas en un experto en correr; permanece como un amateur, de manera que el estado de alerta se mantenga.