- A la cercana hora del estío -
Transcripcion del articulo escrito por Rodolfo Bastidas y Juan Carlos Campanelli
para Universo Economico, respecto a los juegos nacionales de Necochea - 1995
CERRAR
   
IMPRIMIR
 

L os “simbólicos” soñaban a esa altura del año con olvidarse de los registros y sus derivados y consecuencias, y sumergir sus deteriorados cuerpos en el bálsamo marítimo para quedarse después como una milanesa sobre la playa.

Las moratorias y los Planes de Pago del 95 habían superado el no obstante alto umbral de paciencia de los “simbólicos”, y ya algunos rostros se notaban demudados, producto de la puesta en práctica de esa vocación pacioliana, que tantos beneficios habia derramado entre sus también sufridos clientes. Por eso… no estaba el horno para bollos, ni mucho menos, a esta altura de la “soirée”.

Sin embargo, los organizadores parecian saber algo con certeza: no haber bajado los brazos con desaliento nunca ante las casi 4200 RG de la otra sigla –DGI- les permitia suponer que un esfuerzo mas se podia esperar de estos gladiadores acostumbrados a vencer ante cualquier mostrador de madera de todos los puntos de la República.
Y ¡ ojo !, que éstas sí son batallas. Hay que tener un buen par de piernas para soportar parado en una cola algunas horas, así como un corazón valiente para aguantar que “tiene que traer la credencial, la matrícula al dia, autónomos también, y vuelva mañana que tiene tiempo … ¡ ah ! y no se olvide del CUIT del cliente … ni de declarar los anticipos, y el 446B … “.

Por eso estaban confiados, Sabian que semejantes hombres y mujeres, una vez mas, iban a dejar litros de transpiración en todos los campos de batalla elegidos. En realidad, campos de batalla es una manera exagerada de decir porque Necochea – un lugar elegido par las justas – nos recibió de manera maravillosamente amable, nos brindó su acogedor entorno y nos permitió olvidarnos por una dias de cuanto mejor estaríamos disfrutando “a la fresca viruta”, con un buen refresco en la mano, un sombrero de paja y alguna buena aventura … de Corín Tellado.

Con este esado de ánimo, el 8 de diciembre llegamos a Necochea para disputar con otros 1200 gladiadores simbólicos, o simbólicos gladiadores, 14 disciplinas, en las que, si bien jugarse la vida puede ser también una manera un tanto extrema de decir, tampoco la cosa era como para simplemente revolear la moneda y listo. Algo habia que dejar ahí … esfuerzo, sudor … dignidad … bastante, ¡ bah !.


Previamente, los secuaces de los organizadores habian estado reuniendo a las centurias de la Delegación de Capital, que como comentamos “ut supra”, ya creian que todo lo que quedaba del año era el pan dulce, la sidra … y a brindar.

Para aclarar el desenlace, esta lectura se puede completar con la nota de Nino Manfredini titulada "Las medallas de los atletas y puntos para los burocratas - de como Capital gana la olimpiada en Necochea 1995".

No obstante, no fue difícil convencerlos.

Escaramuza va y escaramuza viene, desde bien temprano, el mismo dia 8 se empezaron a desarrollar las contiendas de uno a otro confín de la esplendente Necochea. Los 1200 atletas que, con sus camisetas, lo que menos parecian ya eran contadores, habian comenzado a demostrar la verdad de aquel bolero aplicado a sus clientes … “te vas porque yo quiero que te vayas, a la hora que yo quiero te detengo”, ¡ Vamos muchachos todavía !. Tal era la fiereza que se demostraba.

Bien pronto empezó a destacarse que, de las 18 delegaciones que se habian reunido en la bonita ciudad bonaerense, 3 tenian serias intenciones de quedarse con el oro; la anfitriona Buenos Aires, Córdoba la mediterránea y Capital, que venia de revalidar nuevamente el título de campeón.

Buenos Aires conseguia el oro en bochas, futbol libre, pelota a paleta y paddle senior, y, ademas, algunos honrosos segundos y terceros puestos en otras; pero no era suficiente para ofrecer batalla por el oro de la Olimpíada. Sin embargo, Córdoba sí: ajedrez, básquet, ciclismo libre, futbol señor, golf, pesca - ¿ Que pasó Carlos “Mojarrita” Araneo ? -, tenis libre y voley masculino, todo oro puro, comprometia severamente nuestra chance.

¿ Que esperaba Capital ?. ¿ Un milagro ?. Habia ganado el oro en ciclismo mayores, paddle varones y damas, tenis mayores y damas, tenis de mesa y voley femenino, y un horosísimo segundo puesto en ciclismo libre. ¿ Que habia que esperar ?. Una plata también en ajedrez, y varios cobres: basquet libre, golf, pelota a paleta, paddle señor, tenis libre y voley masculino

Todo eso sumaba, pero … El recuento era parejo,la cosa no se definia: Córdoba o Capital …

Era el 12 de diciembre. La fecha y la hora – 13 hs. – invitaban a devorar el asado con cuero que los anfitriones nos habian reservado para agasajar a todas la delegaciones, y los organizadores seguian discutiendo algunas cuestiones de procedimientos y reglamentos sobre los que habia dudas … Y … finalmente, hagámosla corta … se confirmó que la disciplina atletismo la ganaba Capital y, consecuentemente, también Capital pasaba a ganar la Olimpíada por dos puntos sobre su inmediata seguidora, Córdoba.

Brindis, saludos y a casa. Misión cumplida. Una nueva experiencia relacional con nuestros colegas habia sido realizada satisfactoriamente hasta las próximas fiestas del deporte.

  Rodolfo Bastidas
Juan Carlos Campanelli
Comision de Atletismo

.