- EL MARATON DEL IMPENETRABLE -
Transcripcion del articulo escrito por Rodolfo Bastidas para Universo Economico,
respecto a los juegos de Resistencia, Chaco - 1992
CERRAR
   
IMPRIMIR
 

L as justas deportivas estaban por concluir. Los esforzados gladiadores daban de si hasta la ultima porción de energía disponible cuando parte de ellos todavía esperaban frescos como una lechuga porque la organización de las Olimpiadas no les había permitido acceder al campo de batalla.

Normal para el maratón, pero ya la energía acumulada amenazaba con desbordar si no se consumía rápidamente; tanto es así que la noche previa, mas de uno veló armas con solo una botella de aguan mineral como única provisión, y se guardo recoletamente en su habitación a fin de evitar distracciones que disiparan el fervor apasionado de la espera.
Y así se llegó al lunes, dia de la competencia máxima de la Olimpíadas y broche de oro de las mismas.

Pero parece que el tiempo no estaba de acuerdo. A las tres de la madrugada, se descargó un temporal que duró varias horas y que hizo peligrar su realización.

Sin embargo, cuando a las nueve horas todos los viriles y las damas estaban en sus lugares de partida, el tiempo estaba casi compuesto y sólo una llovizna pertinaz refrescaba los ya sudados cuerpos prestos para el máximo desempeño.
La organización correcta. Los jueces en sus puestos. Los ayudantes de campo estratégicamente ubicados y todo dispuesto.

Los atletas, nerviosos, esperando el disparo de largada, consumidos por los nervios de los interminables minutos hasta la hora señalada.


La multitud, enardecida por la posibilidad de ver en acción a los atletas llegados desde tan lejos, los que debían repetir un circuito de mas de 2.000 metros 5 veces para completar casi 11.000 metros. Todos estaban ahí, preparados para luchar por la gloria del oro. El podio en la meta, y hasta el 3º puesto uno es alguien, el cuarto lugar ya no existe…. Luego la pelea se plantea feroz.
Suena el disparo, la respiración y los músculos tensos se sueltan y ls piernas se tensan en pos de alcanzar la punta del pelotón, para empezar de entrada a marcar diferencias con los rivales.

Lo mejor de cada uno; las piernas, el hígado, el corazón, está puesto en juego. Capital toma resueltamente la punta en las dos categorías varones (ya tenia asegurado un 3º puesto en damas) y otra vez esa lluvia, que cae como bálsamo sobre los cuerpos calientes y doloridos, que se descargan sobre el asfalto de la calzada ganando empinada cuesta y dejándose caer por pendientes de alivio.

Y así, con las alternativas propias de estos cotejos, el equipo de Capital, tantas veces triunfador en otras ediciones, se impone una vez mas en un emotivo final donde las chispas, la sangre y las plantas de los triunfadores tuvieron un premio merecido y el reconocimiento de la muchedumbre que esperó ansiosa el final.

Esto es todo, o casi todo, porque en realidad en el circuito habian quedado partes de cada uno, que esperaban infinitamente reunirse en cuanto cada corredor decidiera entregar el resto alguna otra mañana.

    Rodolfo Bastidas
Comision de Atletismo

.