- LA POSTA EN ALPARGATAS-
10º Olimpiada Regional. Salta capital - 2000
CERRAR
   
IMPRIMIR
 

E s notoria la sana rivalidad que existe entre natación y atletismo. Dos disciplinas que comparten un contenido de “suspuesta” individualidad y la virtud de acaparar medallas merced a la variedad de pruebas, cantidad de categorías y calidad de deportistas.

Esa competencia - mas social que deportiva - esta llena de humoradas. Incluso hay que tener en cuenta que muchos atletas son nadadores de segundo orden y participan en los dos deportes, lo mismo sucede con los nadadores respecto del atletismo.

La aventura les tocó en Salta en ocasión de las 10º Olimpíadas Regionales de Profesionales en Ciencias Económicas.

Esa vez el flanco débil para las chanzas por donde atacar al atletismo era la posta 4 x 100 metros, por supuesto que fuera de toda competencia legítima, digo esto pues era común correr con dos postas masculinas, una especializada y otra participativa (titular y suplente) esta última nutrida del montón de fondistas que querian divertirse y hacerse un 100 en equipo.

Natacion habia concluido su participación y atletismo seguia en la pista del club Peñarol de Salta.
Luego de concluidos los 5000 metros llanos con singulares triunfos de Capital se anuncia la competencia de postas 4 x 100 metros.

El cuarteto titular capitalino la formaban Alejandro Calzón, Eduardo Perez Weigel, Alejandro Krozkin y Jorge Rost.

En esas horas la hinchada se fue completando con los enceguecidos nadadores, presos de un entusiasmo post triunfo del medio líquido que los incentivó a desafiar con una posta propia. Mariano Alvarez, Pablo Pizzuto, Carlos Bernardez y Juan Pablo Nemcek tales eran los insolentes.
Se cambiaron con la ropa que tenian pero Mariano no tenia zapatillas y corrió, - escuche ud. bien, "en alpargatas".

Evidentemente estaban mas a punto para la velocidad que la posta suplente de Capital, que a duras penas se animaba a presentar los relevos formados por fondistas recien corridos. Y cansados. Ademas el promedio de edad rondaba los 15 años por sobre los patitos feos, un handicap inoportuno y lapidario. Ellos eran Oscar Giroto, Carlos Stamati, Rubén Cusano y Jose Luis Losada.


La suerte estaba echada. A los muchachos de la segunda posta de atletas les quedaba actuar con hidalguía y tratar de ganar al cuarteto de natación. La opción de no correr no se condecia con la conducta viril y honorífica de los que habian dejado todo en la prueba de fondo.

Aprovechando una distracción del supremo el diablo estaba de apogeo y administró justica tomando en sus manos ambos platillos de una balanza que puso en un arbitrario equilibrio.

Se dice que el viento andino sopló suave levantando una pizca del polvo seco de la pista y dejando oir un rumor en el eter que decia: - los muchachos de 5000 metros que van a correr la posta ya tuvieron sus triunfos, dejemoslos sucumbir en manos de un improvisado equipo de remojados que quieren sus 5 minutos de fama.

Todo estaba listo. En instantes luego del disparo de salida los titulares de Capital se hicieron humo entre la polvareda y sacaron un trinunfo inobjetable. Mas atrás y ajenos al paso de otras provincias, la atracción estaba en la contienda entre las postas suplente y la de natación como en una carrera aparte.

El forcejeo por los andariveles era tremendo, los pases de testimonio, con la inseguridad de un inexperto, valian según el estado de nervios de cada participante. Las mínimas ventajas que se sacaban unos a otros iban y venian hasta la linea final.
No hubo fotofinish por lo que no se está seguro con que parte del cuerpo del último relevo entró primero el equipo de natación. Algunos aducen que fue por narigón.

Las huestes acampaban y los soldados bajaban sus armas mientras el público preparaba sus bromas.
El 3º relevo de la posta suplente y derrotada regresaba a la meta y se quejaba con la vista al cielo mientras se acomodaba los lienzos. - ¡ O Señor, que crueldad ¡. Perder así en manos de cuatro comodines y encima corriendo en alpargatas.

Lo incuestionable es que pusieron su dignidad en ese camino elíptico y trataron que el esfuerzo no les borrara la sonrisa.
Los nadadores recuerdan recurrentemente esta carrera pero no creo que estén seguros de dar revancha.

 
Crónica de El periodista Maltés
Nino Manfredini

.